SOBRE EL DIA INTERNACIONAL DE LA NIÑA

by Mari Martínez Acevedo

En fecha 11 de octubre se celebra a nivel mundial, el día Internacional de la niña y como toda fecha que de verdad vale la pena, las instituciones que trabajan en pro de las niñas en El Salvador hicieron algunos esfuerzos, sin embargo por lo demás paso sin mucha pompa, lo cual denota la importancia que tienen estos temas en la agenda cotidiana de muchos conciudadanos.

Este post no es para hablar del porqué de este día sino de hacer un recordatorio a aquel que me lee que según la ONU hay cien millones de niñas que forman parte de la generación que va a tomar el liderazgo de nuestros países, todo dentro de diez años.

En nuestro país aunque se habla mucho de haber mejorado las leyes y de haber hecho un impacto en la forma de educar de la niñez, todavía los esfuerzos son mínimos para mejorar las condiciones de las niñas. Prueba de lo anterior es que tenemos altos índices de  maternidad infantil, y sus rangos de edades oscila entre los 11 a los 15 años, olvidamos rápido que la educación sexual a nivel mundial ha jugado un papel fundamental a la hora de reducir estos índices. Pero educación debe ser integral, no tomada solo estrictamente del punto de vista de impedir el embarazo sino también de contestarnos como mujeres preguntas tan básica como ¿Quién soy? Ya que de allí depende la generación de un plan de vida que no solo ayude a las niñas sino al entorno donde crece, es decir, lograr desarrollo para la comunidad. En algunas ocasiones, las niñas han aprendido a usar métodos anticonceptivos, pero como el tema es tabú, al ser tratado causa chiste, risa y burla olvidado de las responsabilidades que trae el tener una vida sexual activa, y si seguimos este patrón el grueso de niñas de nuestro país esta en riesgo dentro de unos tres años.

Es momento de construir. ¿Qué cosas podemos construir?

  • Construir los roles femeninos del futuro.

El nuevo rol es que no existan estereotipos en la forma de desarrollarse como humana.

  • Fomentar el liderazgo de las niñas de 10 años actualmente para que su rol en la sociedad del futuro no solo se limite a la maternidad.

Fomentarlo desde la postura del autoconocimiento y de la posición que asuma dentro de su lugar de residencia.

  • Apoyarlas para que continúen su educación y que se construyan a sí mismas.

Parece fácil, pero muchas de mis coetáneas no se conocen a si mismas aun cuando se digan tituladas, terminan sus vidas viviendo la de otros.

  • Ayudarles desde niñas a cultivar ese hábito de buscar acciones coherentes a los problemas.

Pensamiento por pasos, para la toma decisiones.

  • Evitar el trabajo forzado para las niñas, ya que si la mujer desde siempre ha sido la columna de la sociedad, porque no fomentarles a que busquen resolver problemas de su comunidad, por medios más profesionales.

Es momento de que la ciudadanía escuche la voz de las niñas y mujeres jóvenes, recordemos que si las empoderamos ahora nuestro crecimiento como país estará garantizado, ya que el circulo de pobreza, violencia, y miseria poco a poco irá desapareciendo.

Anuncios

Sobre el desarrollo de nuestras mujeres

La violencia y discriminación contra las mujeres se vive a diario en El Salvador, desde el estrato social mas alto hasta el más bajo la violencia esta a las puertas de cada casa.  Querer abordar la temática en una sola entrada sería un ejercicio herculeano y me centrare hoy en la discriminación que sufren las mujeres originarias de muchos países de latino américa en especial EL Salvador.

Mi país es mestizo en un gran porcentaje así que la población meramente originaria es bien reducida pero el ambiente de violencia que se vive llega a esas comunidades. Por ejemplo en el cantón Cusamaluco de Nahuizalco (Sonsonate) la situación es grave para las familias de ahí que muchas o han sido desplazadas o tiene muchas prohibiciones para desarrollarse como comunidad por parte de pandillas. El problema es que no les dejan cultivar sus tierras y eso redunda en mas pobreza que afecta directamente a mujeres y niños. Así se podría citar mas ejemplos en que el clima de violencia que atenaza a muchas familias salvadoreñas repercute en las mujeres.

Si bien es cierto trabajo en proyectos, debo ser consciente que la mayoría de proyectos (gubernamentales o privados) no llegan a la gente de comunidades aborígenes sino se queda básicamente en ciudades o sus periferias donde si bien es cierto hay necesidades pero se olvidan de estos ciudadanos, como siempre la consecuencia va directamente a los desprotegidos como son niños, mujeres y ancianos.

¿Que debemos hacer los demás ciudadanos?

  • Comenzar con lo primero, con la no discriminación de estas personas,
  • No reproducir estereotipos de género o culturales, a parte de los “chistes” sexistas hay muchas frases donde el ciudadano de estos pueblos es ridiculizado o visto como un hombre o mujer de menor categoría.
  • Promover marcos normativos que protejan a nuestras niñas y mujeres que son las mas expuestas. Apoyar los existentes y exigir a autoridades y nuestros conciudadanos su cumplimiento.

Es momento de dejar de palabrerías bonitas pero que no llevan a nada. Es momento de actuar.

¿Te apuntas?