ACOSO SEXUAL; LO VIVIMOS A SOLAS.

Por Mari Martinez Acevedo

Fundadora de proyecto Big Hugs y Agromotiva.

Cuando son casos de acoso sexual generalmente se quedan impunes porque no denunciamos, porque tenemos miedo por perder nuestra vida o nuestro trabajo, o simplemente por no confrontar dejamos que atenten contra nuestros derechos. También a veces no hay denuncia porque pensamos que la agresión solo puede venir de un hombre, también puede ser de otra mujer, igual al mito de no denunciar porque no tengo golpes esta muy arraigado en nuestra cultura.

También creemos que solo la persona agredida puede denunciar, debemos recordar que al no denunciar nos volvemos culpables por omisión, es decir que si vemos un acto de agresión o de acoso sexual por parte de un superior a una subalterna debemos denunciarlo pronto.

El proceso de denuncia es mas o menos como sigue:

  • Presentarse a un juzgado de familia, juzgado de paz o tribunales de genero
  • Hacer la respectiva denuncia, dando los detalles de lo que se quiere denunciar. El lugar y la persona. Si no quiere brindar toda la información no es necesario, un equipo multidisciplinario del juzgado hará las visitas correspondientes y si hay que coordinar con la policía se hará la gestión. En ningún momento se le pide acompañar a estos equipos.
  • Los equipos comienzan la indagación y si es necesario le dan acuerpamiento a la víctima con ayuda psicológica.
  • Estos equipos remiten el caso a instancias penales.

 

Si el caso es tan grave que implica lesiones:

  • Presentarse al puesto de la PNC más cercano.
  • Si hubo violación habrá que evitar bañarse porque servirá para que Medicina legal tenga evidencias y mas adelante hacer una acusación. Si te defendiste con arañazos no te laves las manos en el momento para que puedan tomar muestras de tus uñas, queda ADN del atacante.
  • Se te someterá a una serie de exámenes por parte de Medicina Legal.
  • Se te dará asistencia psicológica.

Para recordar, en lo que va de 2017 van 312 denuncias de mujeres que están siendo acosadas, hasta septiembre de 2017; y en este mismo año 422 mujeres fueron asesinadas hasta el 22 de noviembre, según datos de la PNC.

Si toda la sociedad se une contra el acoso sexual iremos disminuyendo los casos de feminicidios, el acoso, aunque sea de forma sutil es el primer paso a la violencia extrema de matar.

Anuncios

Detectar a tiempo.

By Mari Martinez Acevedo.

Fundadora de proyecto Big Hugs  y Agromotiva.

 

Violencia contra la mujer tiene varios rubros, según ISDEMU el año 2016 se juzgaron 568 casos (pocos la verdad porque llevar el proceso a la etapa de juzgado pocas nos atrevemos a llegar) dentro de los que resaltan dos: las expresiones de violencia contra las mujeres y sustracción patrimonial, de estos dos el segundo es un problema radical porque el hombre se aprovecha de su posición como pareja para dejar sin dinero o sin patrimonio a la víctima, el primer caso las expresiones de violencia son variadas desde ignorarla hasta para infundir miedo, pasando intimidar con gestos, parece encantador pero para hacerte sentir inferior, hacerte sentir culpable, hasta los evidentes golpes o situaciones más complejas.

Pero el objetivo de este post es recordarte que si has decidido romper el círculo de violencia habrá que hacerlo poco a poco, por etapas de tal forma que la salida sea total y libertadora.

“Hay que romper el silencio, lo primero es comenzar a hablar con alguien de confianza. A veces ni siquiera es la misma familia… al enfrentarse a la situación el agresor puede que quiera utilizar a sus hijos e hijas, o alguna enfermedad como una manera de chantaje emocional” (Emma Flores, citada en LPG, Nov 24, 2017) por ende la violencia psicológica para ejercer control y coartar la autonomía de las mujeres es bien difícil de detectar por parte de las autoridades incluso la familia.

¡Por salud! Debes aprender a detectar las fases del ciclo de la violencia (al menos en la pareja) (Tomado de La Prensa Gráfica):

  1. Calma

Es un periodo donde la mujer se siente insegura y atemorizada, porque siente que cualquier cosa que haga hará que su pareja se vuelva a enojar.

  1. Acumulación de tensión.

Viene como resultado de varias situaciones, donde el agresor ve motivo de conflicto aunque no lo sea y entonces se pierde comunicación, la tensión aumenta y explota en una agresión verbal o física.

  1. Explosión violenta.

El agresor ejerce violencia psicológica, verbal, física o sexual.  En esta fase muchas mujeres deciden dejar a sus parejas y/o denunciar.

4. Arrepentimiento

La tensión y la violencia desaparecen. El agresor se muestra totalmente arrepentido, colmando a la victima de promesas de cambio. La victima se le vuelve difícil dejar a un lado la situación de violencia. Queda atrapada.

  1. Reconciliación.

La relación re inicia, o mejora. Vuelve el periodo de que la victima ve un mejor futuro, el agresor solo espera volver a encontrar un factor por el cual volver a agredir. Esta etapa se difumina con la de calma, la mujer está a la expectativa de no hacer nada que moleste al agresor.

Regalate un tiempo y detecta tu situación de violencia, para evitar más femenicidios, ya que puedes buscar ayuda en CEMUJER, ISDEMU, CIUDAD MUJER, entre otras entidades que en El Salvador te pueden ayudar.

Articulo fuente: https://www.laprensagrafica.com/elsalvador/Como-superar-el-ciclo-de-violencia-20171123-0137.html

POR AMOR PROPIO

NO VIOLENCIA CONTRA LA MUJER.

By Mari Martínez Acevedo

Fundadora de Big Hugs Project y Agromotiva

 

El 25 de noviembre de 1960 el gobernante dominicano Rafael Trujillo mandaba a asesinar a las tres hermanas Mirabal. El crimen brutal y atroz en contra de las activistas políticas marco tanto que muchas activistas en favor del derecho de las mujeres observan la fecha. Fue hasta el 19 de diciembre de 1999 que la ONU en su Asamblea General designo la fecha del asesinato como el Dia Internacional de La Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

La violencia contra las mujeres y las niñas es una de las violaciones de los derechos humanos que mas suceden a nivel mundial y lo peor de todo que es considerado hasta “normal” para las sociedades latinoamericanas.

Aunque la desigualdad existe en muchos países del mundo, en nuestros países es donde se hace palpable al agregar el alza de femenicidios, cuyas raíces están enraizadas en las normas sociales y en los roles estereotipados que se imponen en la mente de los jóvenes desde muy pequeños.

Según la Organización Mundial De la Salud la violencia contra la mujer es ejercida por su pareja y la violencia sexual constituye un grave problema de salud pública. Un 35% de mujeres a nivel mundial ha sufrido violencia física o sexual de su pareja o de terceros.

La misma fuente cita que entre los factores asociados específicamente a la violencia de pareja están los antecedentes de violencia (de autores y victimas), las dificultades de comunicación (el solo hablarse no significa que se estén comunicando). Por otro lado hay situaciones que se asocian a la violencia sexual: el primero y mas extendido en Latinoamérica es la creencia en el honor de la familia y la pureza sexual, la creencia en los privilegios sexuales del hombre y la desigualdad asociada por estereotipos.

¡Por amor propio! Te recomiendo que al descubrir cualquier indicio de violencia de parte de tu pareja debes buscar apoyo profesional por un psicólogo, comunicar a tu familia lo que estas pasando, y en última instancia dejar a tu pareja, pero sin opción a volver; ya que si vuelves el ciclo de violencia es más complejo; puesto que las consecuencias a tu salud son diversas, iniciando por lo psicológico, pasando por golpes en lugares estratégico (donde no se ve) y con el tiempo si las lesiones se vean o no al victimario no le importa, llegando a una lesión de por vida o pero aun la muerte.

Son demasiadas mujeres que sufren violencia sus familias, en las calles, en los buses, en el trabajo, en las escuelas, en fin, empecemos como ciudadanos sin importar género, a poner un alto a estos episodios, dejemos de ver normal la violencia para no perpetuarla.

Lectura necesaria: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs239/es/

Irina de Chávez “HISTORIA DE ÉXITO DE UNA EMPRENDEDORA”

De la serie “HISTORIAS DE ÉXITO DE EMPRENDEDORAS”

By Mari Martínez Acevedo

Fundadora de Proyecto Big Hugs

 

En la serie “Historias de éxito de emprendedoras” quiero ir reconstruyendo desde la experiencia propia, y en especial desde la de ellas mismas, el significado de emprender, además de generar un espacio de publicidad y contacto con probables clientes para esas ideas de negocios.

En este post encontrarás los links de la empresa “Estación Fashion”, que pertenece a una mujer emprendedora llamada Irina de Chávez.

Era una tarde del año 2017, la encontré en el lugar donde previamente habíamos pactado, ella usaba un look único, una blusa manga larga, jeans y un collar que hacía juego con su imagen; compartíamos un café y hablamos sobre el significado de emprender y de sus proyectos.

Irina, desde el año 2015, venia planteando la idea de negocio la cual giraba en torno a vender ropa en línea, se veía frente a su computadora realizando inventarios digitales, fotos demostrativas y por supuesto vendiendo y haciendo envíos. Aunque se aventuró a hacerlo en las redes sociales no fue, sino que hasta que decidió buscar formación en el programa “Juventud emprende” de Comisión Nacional de la Micro y Pequeña Empresa, que logró darle forma a su idea emprendedora y adecuarla para la realidad social que ella estaba viviendo, y que ha ido pivoteando conforme observa el entorno. Ella hizo acopio de paciencia a la hora de asistir a las capacitaciones, ella misma reconoce que debe “haber un compromiso de parte de la persona emprendedora” para lograr el fin planteado que es crear una empresa;.

Para ella “emprender implica una gran responsabilidad, retos, metas, desafíos y sobre todo sueños, pero, para que esos sueños se cumplan hay que trabajarlos;
trabajarlos arduamente” y es lo que ha hecho día con día a lo largo de dos años para lograr que su empresa “Estación Fashion” tenga un posicionamiento en las personas de la de El Salvador; dicha empresa consiste en la elaboración de prendas de vestir únicas, y la distribución a través de una tienda en línea.
El aprendizaje ha sido continuo; ella reconoce sus vacíos en administración y las finanzas, ella lo vio como una necesidad imperante para su empresa y le agregó a su plan de vida el hecho de que debía tecnificarse en diversas áreas en especial la comunicación.

Irina ha logrado mantener su empresa a lo largo de dos años y sigue teniendo apoyo de parte de diversas organizaciones, que son enlace con programas internacionales, además de dar promoción a su “Estación”.

El dar vida a su idea de negocio, le ha dado a ella varias satisfacciones, y entre las que recuerda con agrado es cuando un día mientras estaba comiendo escuchó a alguien decir, “mira hay una página que vende vestidos se llama Estación Fashion“, para Irina fue tan gratificante que se conociera su trabajo.

Todas las vivencias con su emprendimiento hacen de Irina una mujer con visión a futuro, que tiene un consejo final para todas las emprendedoras salvadoreñas que hayan decidido emprender desde cero: “emprender es un trabajo que requiere sacrificio, dedicación y esfuerzo todos los días”.

Los links de la empresa de Irina de Chávez son:
https://www.facebook.com/EstacionFashion/
https://www.instagram.com/estacion_fashion15/
www.estacionfashion.com

Lo vivimos a solas, pero hay leyes que lo regulan.

By Mari Martinez Acevedo

Fundadora de Proyecto Big Hugs y Agromotiva.

Como escribí en el post anterior el acoso laboral es un problema que nos toca afrontar a solas, es mas ni siquiera nuestros familiares pueden comprender nuestra situación debido a factores culturales, misoginia, entre otros.

Uno de los aspectos que influye que haya mas acoso laboral en una empresa es la falta de comunicación fluida, y cuando la hay no es frecuente y mucho menos abierta, generalmente en empresas con mala comunicación los jefes (porque eso son, no lideres) en las reuniones parecen tener un monologo consigo mismos y jamás escuchan, pero bien eso será tema para más adelante.

El objetivo de esta entrada va en función de tratar de responder la pregunta ¿Qué leyes nos amparan? ¿Qué hacer en casos de afrontar un acoso laboral?

Primero que nada, debes saber que la Constitución de El Salvador te garantiza derechos individuales, como se lee en articulo 2 “toda persona tiene derecho a la vida, a la integridad física y moral, a la libertad, a la seguridad, al trabajo, a la propiedad y posesión y a ser protegida en la conservación y defensa de los mismo. Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. Se establece la indemnización conforme a la ley, por daños de carácter moral.” Aunque no es explicita esta deja entrever que tenemos derecho a la integridad física y moral y al trabajo, que son los factores donde afecta directamente el acoso laboral.

Por su lado La Ley General de Prevención de Riesgos en los Lugares de Trabajo en su articulo 7 menciona “aquellos aspectos de la concepción, organización y gestión del trabajo, así como de su contexto social y ambiental que tienen la potencialidad de causar daños, sociales o psicológicos en los trabajadores, tales como el manejo de las relaciones obrero patronales, el acoso sexual, la violencia contra las mujeres, la dificultad para compatibilizar el trabajo con las responsabilidades familiares, y toda forma de discriminación en sentido negativo”, esta si deja mas claro que en la organización de una empresa debe evitar causar daño psicológico o peor aún de violencia.

En el articulo 30 del Código de trabajo en el numeral 12 establece que no debe hacer exclusión o distinción, exclusión o preferencia basada en motivos de raza, color, sexo, religión, opinión política, ascendencia nacional u origen social”.
Para finalizar el Código penal en su articulo 178 habla sobre difamar, que implica atribuir a una persona que no esta presente una conducta o calidad capaz de dañar su dignidad, menoscabo o fama atentando contra su propia estima, lo anterior implica prisión de 6 meses a dos años. En el mismo código, en su articulo 176 habla de la injuria que implica ofender de palabra o mediante acción la dignidad o el decoro de una persona presente, la prisión va de seis meses a dos años.

Entonces, ¿Qué hacer?

Desde mi perspectiva se deben seguir los siguientes pasos:
1. Tratar de hablar con atacante.
2. En caso de que no acceda a ningún acuerdo, presentar una carta al jefe inmediato superior de él.
3. Si el anterior mecanismo falla o no se puede realizar entonces notificar al Ministerio de Trabajo, este sería el árbitro entre las partes.
4. Si todo lo anterior falla o el acoso laboral es grave, denunciar ante la fiscalía por injuria o difamación, por ejemplo.

Ya que o vivimos a solas, pero hay leyes que nos apoyan, y puedes hacer uso de ellas para evitar más que el circulo vicioso crezca dentro de las empresas donde laboramos.

LO VIVIMOS A SOLAS

 

El Salvador no se ha distinguido por el buen trato a las mujeres, la cultura machista se pone de manifiesto en muchas esferas de la vida de nosotras. En el ámbito laboral no es nada sutil que en muchas empresas públicas o privadas tratan con desprecio a las mujeres solo por el hecho de ser mujer.

El acoso laboral puede definirse como el comportamiento abusivo mediante palabras, gestos, frases sexistas, o aislamiento de una o varias personas. Así descrito de manera general, cabe aclarar que esto puede sucederle a mujeres y hombres trabajadores. Pero en este post expondré como el acoso laboral puede afectar a las mujeres e iniciare aclarando que cosas no son consideradas como un acoso laboral, ya que según la guía para la Prevención, Atención y Erradicación del Acoso Laboral en el Sector Público NO son situaciones de acoso las siguientes: “el estrés derivado del exceso de trabajo, una amonestación disciplinaria, críticas aisladas, jornadas de trabajo extensas de manera eventual o la prestación de servicios en condiciones laborales precarias.” (GOES, 2013)

En la misma guía se cita a Iñaki Piñuel que explica “que las víctimas de acoso laboral suelen ser personas profesionales brillantes, que despiertan admiración entre sus compañeros y compañeras, de tal forma que provocan celos entre aquellos y aquellas mediocres” (GOES, 2013). Yo le agregaría que toda persona o mujer que resulte más competente es una posible víctima.

Aunque lo anterior es cierto, las situaciones se complican en el caso de las mujeres ya que, debido a los estereotipos machistas reinantes y a la asignación de roles para cada género, a la mujer se le ve de menos. El acoso laboral no comienza siendo una relación quizá no de amistad, pero si hay algún tipo de armonía. De repente, la situación se torna en acoso, donde se busca a dañar a la persona, donde se le hace ver como malvada, “inpensante” (aunque la palabra no existe yo la viví en sentido de “no pensar”), traidora, incompetente, no leal a la causa, en fin, muchos adjetivos mas que, según González de Rivera (GOES, 2013), van ocasionando efectos en la persona que está siendo acosada:

PERÍODO DE AUTO-RECRIMINACIÓN:

La mujer acosada se siente ignorada lo cual poco a poco va minando su autoestima y que a la larga puede llegar a producir que su trabajo no sea efectivo.  También puede suceder que el interés por el trabajo decaiga y que sus emociones estallen debido a la sobrecarga laboral.

FASE DE REBELDÍA:

La mujer acosada entra en un estado de agresividad en el sentido de tratar de rebelarse a la persona o sistema que la está acosando laboralmente.

ESTADO DEPRESIVO:

Si la fase anterior es realizada con mucho empeño y fracasa la mujer cae en un estado de depresión. Se siente que ha caído en un abismo sin fondo ya que posiblemente no encuentra alternativas ante su vida personal y laboral (nótese que ya está afectando lo personal, y posiblemente ya esté afectando el lado social de la mujer).

Debe decirse que un acoso laboral puede dar paso a otros problemas, tanto del victimario como de otros que se van sumando. Los efectos a largo o mediano plazo de esta situación se pueden dar en el plano psíquico y físico, sin embargo, la mujer debe tener cuidado ya que una situación de este tipo puede fácilmente degenerar en delitos como acoso sexual, discriminación, misoginia, o daños a la moral.

Debe comenzarse a escuchar a las mujeres, muchas de ellas callan ante la posible pérdida del empleo o no tener alternativas de cambio de trabajo. Si bien hay leyes que amparan no siempre son escuchadas, este tipo de maltrato generalmente se vive pero a solas.

EL LIDERAZGO, ¿PARA QUÉ?

by Mari Martinez Acevedo

Se han escrito e impreso ríos de tinta, se han publicado decenas de miles de bytes sobre el tema de liderazgo, incluso el sistema educativo de El Salvador tiene un apartado en su curricular nacional para el mismo. Pero siempre persiste la pregunta en nuestros jóvenes ¿Quién es un líder? La sociedad nos presenta con decenas de ejemplos, incluso se toman líderes históricos de nuestro país para intentar disipar la pregunta.

Primero que nada, los psicólogos los diferencian entre democráticos, autoritario y el liberal. Y sin caer en la definición abstracta los primeros son los que fomentan el dialogo, los segundos son los que se imponen incluso usando la fuerza y los terceros son los que viven y dejan vivir. Quizá simpaticemos con algunos de ellos o no, al final no importa como los tipifiquen, lo importante es que cada persona busque liderar, empezando con los más difícil: liderarse a sí mismo.

¿Mi propio líder?

Si, ya que al final de cuentas, dentro de unos cinco años te harás mil preguntas cuando tu vida no tenga sentido y no sepas que hacer o caso contrario veas las huellas que has dejado y te acompañe la satisfacción; ya que, si comienzas a ser desde ya tu propio líder, tendrás una dirección, un fin, una visión y es más actuaras en función de tu misión.

El punto donde quieres llegar y los pasos que debes dar, mi estimado joven, no hay excusas, tu trabajarás hasta lograr tus objetivos y metas. Y lo harás porque tu trabajo es en función de TU VIDA MISMA.

Cuando esto esté sucediendo, cuando seas tu propio líder los demás te seguirán y tu ni cuenta te darás que serás un líder para ti y para los demás. Buscaras tu desarrollo, el de los demás, el de tu entorno y por ende el de la sociedad.

Entonces podrás responder la pregunta inicial, liderazgo…¿Para qué? Para cambiar tu interior, desarrollar a los que te rodean y transformar nuestra sociedad. Y esta última, nuestro de El Salvador LO NECESITA.